V Festival Internacional

AÑO 2010

“…Con los ojos como cristales brillando de luz interior, daba marcha atrás hasta introducirse en el pozo profundo donde tenía la fuente de sus historias, y agarrándose con las manos y los pies al resbaladizo muro de su narración, trepaba lentamente a la superficie, soplando, jadeando, sacudiéndose como un perro mojado para desembarazarse de las últimas partículas de lodo, limo y polvo de estrella.”
Henry Miller, El Coloso de Marusi

Piedra por piedra, paso a paso, palabra por palabra, hemos llegado a los diez años. Y estamos de fiesta. No ha sido fácil, no ha sido rápido. Diez años son muchos días y miles de horas y minutos de pasión, de trabajo, de fe en nuestra pasión, de desvelos y por supuesto y felizmente, de risas y cariño…y más trabajo. De ser conscientes a cada paso y a cada palabra, de lo que significa hacer cultura y arte en el Perú: agarrarse con uñas y dientes a la esperanza y a las ganas, “trepar lentamente, soplando, jadeando”, correr de manera sostenida esta especie de carrera de obstáculos que sin embargo, nos ha llenado de experiencias dulces y hermosas. Diez años son mucha terquedad, y también muchos buenos amigos que nos han apoyado y que han querido seguir con nosotros, este camino difícil y hermoso. Son horas de vuelo en un artilugio mágico que hemos ido creando entre todos: el equipo, nuestros invitados, el público que, curioso, ha venido a ver “qué es eso de los cuentos”, a dejarse sorprender, el público que vuelve cada vez para participar de una nueva fiesta que sería imposible sin su presencia. Como gente de palabra sabemos que el arte del narrador se alimenta de su experiencia, de la vida, de las cosas que lo tocan. Algo singular que va edificando su ser, que lo va construyendo. También nuestras experiencias nos han ido construyendo, nos han hecho llegar hasta acá, diez años después, hasta este instante único en el que una vez más decimos emocionados y felices, casi cantando “Déjame que te cuente”.

¡Están todos invitados!

Marissa Amado