Archivo de la categoría: Festival Descentralizado 2010

Festival Descentralizado en Chanchamayo

Como parte de la etapa descentralizada del Festival de Narración Oral “Déjame que te cuente” 2010, fui convocada a llevar mi proyecto de cuentos “Maríanarradora” y una obra de títeres con nuestro grupo “Tárbol Teatro de Títeres”, hacia la selva central. Llegamos al Centro poblado San Chirio Palomar, un pequeño pueblo de la provincia de Chanchamayo, en la Región Junín,  dedicados en su mayoría a la agricultura, cultivando café (el mejor del mundo desde hace 4 años según los encuentros mundiales hechos en Francia), plátanos, yuca, etc. Llegamos el Miércoles 08 de Setiembre, tras un largo viaje atravesando la coordillera, bellísimos bosques de la selva alta salpicados por tierras de cultivo, y una que otra pequeña población. Ese mismo día al llegar, coordiné las actividades que se realizarían al día siguiente, programándose cuatro funciones por la mañana: para primaria y secundaría (2 de cuentos y otras 2 de teatro de títeres), y por la noche, ese mismo día también, una función de cuentos y otra de teatro de títeres, pero ahora abierta a toda la comunidad.

Como entremés, a las 4 de la tarde, se dictaría un pequeño taller sobre: “La importancia de recordar nuestras hsitorias de tradición oral en San Chirio y cómo usarlas, con títeres”. Las funciones para escolares no requerían mayor convocatoria pues los alumnos estarían allí, el taller y la función de la noche si demandaban otras estrategias de difusión, nos recomendaron el altoparlante y la radio local. Así se hizo, en la tarde se perifoneo por el altoparlante invitando a toda la población, y se coordinó con la radio “Superlatina”, los cuales nos sugirieron una entrevista a las 6 de la mañana del día siguiente, hora en que toda la comunidad escucha radio preparándose para las labores diarias. El Jueves 09 de Setiembre, muy temprano, fuimos a la radio y nos dieron un espacio de casi una hora, hablamos sobre lo que haríamos ese día, sobre el festival, pero además se tocaron temas de urgencia para las comunidades, como: “La importancia de revalorar nuestra cultura, tradición, y amor a la vida – en contra de la información agresiva y manipulada, que tanto daño nos hace, hecha por los medios de comunicación (TV y otros), para instalarse en nosotros, y donde lo único que pretende es anular-devorar-desaparecer, nuestra cultura y más”. Fue muy importante esto, el locutor hizo sus comentarios, asociaciones y reflexiones que alimentaron el diálogo. Esto fue tan importante, que al salir a la puerta, nos esperaba una pobladora diciéndonos, textualmente “…qué bien nos hacen estas exposiciones a la comunidad…” y nos agradeció por el arte que llevábamos, así nos invitó a desayunar.

Las funciones del colegio fueron muy bien recibidas por cientos de ojitos emocionados ante su primer contacto con espectáculos de este tipo, por la tarde no teníamos la seguridad de que se realice el taller, sin embargo contamos con trece participantes entre adultos y niños, algunos que habían venido del campo a más de media hora de caminata tras enterarse por la radio. El taller se extendió más de dos horas, los participantes confeccionaron un títere, lo exploraron y empezaron a relacionarse con él y compartieron algunas historias del lugar como”Juan el sonso” y las historias del “Tío Umiaca”, un señor que se robaba los niños. Ya por la noche nos preparamos para la función, escogimos un espacio abierto, una loza deportiva en una zona elevada del colegio con el monte de fondo a uno y otro lado y encima nuestro un hermoso cielo estrellado, dada la espectativa generada, esperábamos una masiva concurrencia, sin embargo, ya pasaban veinte minutos de lo que debió ser la hora de incio y sólo teníamos como público a unos cuantos niños que habían estado en la mañana, y que querían repetir la experiencia. No entendíamos, hasta que alguién nos dijo que, por sus actividades y las distancias, la gente del campo y del pueblo, no podía llegar antes de las 7:30 de la noche, y así fue, de pronto empezaron a llegar adultos, jóvenes, más niños, familias y ya teníamos alrededor de trescientas personas. Como parte de “Maríanarradora”, creemos fielmente que el fuego debe estar presente siempre (siempre que se pueda claro), es vital para nosotros, así fue al compartir esto, algunas personas llegaron con leña para alimentar una fogata que nos acompañó las casi dos horas de espectáculo entre cuentos y títeres.

El tiempo se nos fue, al día siguiente tuvimos que partir a las 6 de la mañana, ya en la Merced aprovechamos para conocer algo de esta hermosa provincia, de su belleza natural y de su riqueza cultural, complejo espacio social en el que coexisten sus originarios habitantes los hermanos Ashánincas, andinos, migrantes europeos y asiáticos, enfrentando problemas medioambientales y sociales, quedan muchas ganas de volver, de aportar, y así lo haremos, fue una promesa nuestra. Agradezco al Festival “Déjame que te cuente” y a Cucha Del Águila, por la invitación y la confianza depositada, agradezco sobretodo a mi esposo Martín Molina, por los títeres, por el apoyo incondicional y su amor infinito hacia mi y nuestro arte. !Que sigan los cuentos, los títeres, todo esto, que tanto bien nos hace!

Maria Laura Velez

El pase de diapositivas requiere JavaScript.