Alajuela “Ciudad palabra” sobre la VII Fiesta Internacional de Cuenteros FICU 2011 por José Oregón Morales

La cimarrona recorre las calles anunciando, con su ritmo contagiante, que se ha iniciado la VII Fiesta Internacional de Cuenteros en Alajuela “Ciudad Palabra”, Costa Rica. La floresta del parque, los vestidos multicolores de la gente, el aire mismo se visten de alegría. Se escucha el ulular de la sirena de los bomberos, es la señal. Una decena de cuenteros ticos alrededor de la plaza inician el “Cuentaratas” para niños de diversos planteles escolares que arremolinados sobre las veredas interiores; comparten sueños, fantasías, alegrías y esperanzas, rodeados de jardines.

Del 14 al 19 de noviembre durante cinco días los niños acompañados de sus padres abarrotan el frontis del Museo Juan Santamaría porque exactamente a las doce del día se inicia “El balcón de los cuentos”. Cada día un narrador tico, subido sobre uno de los balcones contará cuentos para niños, al fin y al cabo para todos, porque todos tenemos dentro el corazón de un niño. Todos disfrutamos las historias ticas del mimosaurio que no era sanguinario como los saurios prehistóricos, sino era tan mimoso que contagiaba amor a todo aquel que tocaba y cuando tocó a los soldados de los ejércitos, estos disparaban caramelos y bombas de miel. También gozamos con el pollito huérfano que buscaba el amor de una mamá, luego de mucho trajinar encontró los besos y las palabras dulces al lado de una osa. La divertida historia de los perros, gatos y ratones que formaron la civilización perfecta del mundo con viajes a la luna y todo. Los perros no tenían autoridades corruptas como ahora pero por culpa de los ratones que mordisquearon las pancartas de bienvenida al dios supremo se pelearon irreconciliablemente por eso perdieron el habla y les salieron rabos.
De Juan Carlos Grisales (Colombia) es grato recordar el cuento del campesino y el matemático que compitieron para saber cuál era el más sabio: ganó el campesino. O la otra historia de Patricia, mujer frívola que casi destruye los sentimientos de sus tres pretendientes; al final se quedó sola y despreciada. De Venezuela Flora Ovalles nos hizo disfrutar con la historia del conejo que le demostró al tigre que en la vida más vale la inteligencia que la ferocidad.

Exposiciones de artes plásticas: caricaturas de cuenteros internacionales FICU por Allan Núñez; conversatorios, cuentos sonoros para personas con discapacidad, presentación de libros infantiles: “Un tren marcha atrás”. Conciertos didácticos de la Banda de Conciertos de Alajuela. Talleres de cuenta cuentos para niños y talleres de cuenteros internacionales para mayores. ¡Ah! Teatro al medio día, son entre otras las actividades conexas que hacen de esta Fiesta un alarde de amor a la cultura.
Y las actividades centrales durante ocho días son las funciones de cuenta cuentos. La cita del pueblo alajuelense con los cuenteros nacionales e internacionales en diversos escenarios: Teatro del Museo Juan Santa María, antiguo cuartel del ejército hoy convertido en bastión cultural. Aquí debemos recordar que Costa Rica es un país que se ufana de no tener ejército. “… reconstituir el militarismo es creer en la salvación de la sociedad por medio de la multiplicación de los parásitos” ( Víctor Hugo). En el Teatro Municipal, que es otro alarde de la preocupación de las autoridades alajuelenses por dotar de espacios culturales a sus niños y jóvenes.

En Alajuela, cada plaza, cada rincón guarda un cuento. En el Trapiche, donde muelen la caña para producir la melcocha, la chancaca, el azúcar y el ron; encontré grabados en madera los siguientes versos:

Solamente cuando el último árbol esté muerto
el último río envenenado
y el último pez esté atrapado
entenderemos
que no se puede comer dinero.

En la Plaza Helénica de Grecia, mientras me preparaba para contar los cuentos de mi Huancavelica, grabados en bronce, sobre el frontis del escenario leí: “Para qué tractores sin violines”. Un buen hombre que andaba por allí me explico que la mayor riqueza de Costa Rica está en el subsuelo: “NO TENEMOS MINERALES”. Esto ha permitido que seamos prósperos en ecología, en agricultura y en turismo. Tanto creció nuestra prosperidad agrícola, que con las divisas ganadas, nuestros ancestros, en vez de comprar tanques compraron tractores. Entonces el presidente del país dedicó un millón de colones para adquirir instrumentos musicales. Sus detractores políticos lo acusaron de despilfarrar los dineros del estado en cosas inútiles. El respondió: “Para qué tractores sin violines”. La bonanza económica es inútil sin elevar la espiritualidad de los pueblos.

Anuncios

Acerca de Asociación Cultural Déjame que te Cuente

Déjame Que Te Cuente, es una Asociación Cultural sin fines de lucro, que tiene como finalidad la revalorización de la memoria de los pueblos, la recuperación /apropiación de la palabra oral y escrita y la promoción del arte de la narración oral. Para ello realiza el Festival de Narración oral Déjame Que Te Cuente, versión Internacional y Nacional desde el año 2000, así como también proyectos, talleres de formación , conferencias y encuentros en torno a la narración oral, el libro y la lectura.

Publicado el 20/01/2012 en déjame que te cuente y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: