Desde Barcelona Arnau Vilardebò y los recuerdos del “Déjame que te cuente” 2007

Arnau Vilardebò (Barcelona) Eligió el castellano para contarnos las historia en el 2007 en el Festival Internacional Déjame que te Cuente. Actor, cuentero, músico (toca el timple, el cuatro, el veu y otros instrumentos) e inventor de historias, más que historias, de sagas. Arnau llegó a Lima y nos hizo delirar (literalmente) con la saga de los Dioses del Olimpo, que nacieron de los huevos primigenios –que Arnau repartía a todo aquel que le respondiese la pregunta formulada-. Se sumergió, nos lanzó la cuerda, la cogimos, y nos sumergimos con él en la historia jamás contada de los dioses del Olimpo (incluidos todos los romances, traiciones, intrigas jamás antes publicados y menos contados). También nos hubiera gustado escucharle tocar el timple y cantar más, pero no lo pudimos escuchar aquella  vez.

También nos enteramos que además de reconocer las bondades de nuestro pisco sour, le interesaron mucho las ferreterías de Lima, se preguntaba todas las noches, cómo hacíamos en Lima para dormir sin ver las estrellas (tal vez no nos queda otra a los limeños que inventarnos y dibujar las estrellas en los sueños) y es verdad, le encantó nuestra comida.

Arnau, nos abrazó con sus palabras, con su calidez , con su humor desopilante –sobre todo- y con los huevos primigenios que nos regaló (para recordarnos nuestro origen divino). Y desde acá nuestra memoria trae ese abrazo en estos 10 años del Festival Déjame que te cuente.

“Me reciben con pisco sour, me despiden con fiesta y baile”
Arnau Vilardebó

Una vez más soy el europeo-gringo que sufre: no se me mueven apenas las caderas. Que se puede esperar de alguien como yo que no entiende como la flor de la canela derrama lisura. Y que no le cabe en la cabeza que alguien se pueda sentir cómoda con rosas en la cara. Canela, jazmines, rosas, a más de aromas de mixtura que lleva en el pecho: eso es todo un camuflaje olfativo. Menos mal que alguien me llevó de la mano a entender lo “del puente a la alameda” Un hotel lindo. Tengo una idea: pido que la ventana que da al patio interior no me la cierren durante el día. Tardo tres días en entender que la humedad no está dentro sino afuera. Un equipo de mujeres, principalmente, me organiza la vida en un festival basicamente cómodo. Tiempo para dar y para recibir. La boca, la oreja y la vista andan satisfechas. Y me dan muy bien de comer. Pierdo mis gafas en el “teatro français” el día de mi función: unas azulitas. Testigos me cuentan que una chica preguntaba en voz alta “¿de quien son estas gafas?” (¿O anteojos?. ¿O espejuelos? ¿O…)) Pero no entró en su imaginación dárlas a alguien de la organización. Me pasé un buen pedazo de festival desenfocado. A menudo compro periódicos normales y otros con portadas espectáculares y sangrientos interiores. Periódicos siempre, insólitamente para mi, envueltos en plástico. En esos dias pescan a Fujimori. El titular decía algo así como “rotos le meten yuca” Me encanta el trayecto, a veces a pié otras en bus, entre el hotel y “l’endroit français”. En ese barrio compro una funda para cuatro que todavía tardaré tres años en usar. ¿Será Lima la ciudad de mi reconversión en alguien previsor? En los últimos días mi corazón da un inesperado vuelco de alegría: veo, vislumbro, intuyo el sol entre las capas de nubes. Increíble: el sol es redondo y existe. El último dia, alguien que cariñosamente comparte un pedazo de trayecto hacia el aeropuerto me muestra una espectacular estatua de la que he olvidado todo detalle. ¡Ayúdenme en esos recuerdos! En el avión de regreso hablando con el pasajero de al lado me entero de quienes son los “rotos” del titular del periódico sangriento. Y el porqué del “rotos”. ¡Cuánto todavía por aprender! Hace un par de semanas mi ordenador, ustedes dicen computadora, se me rompió, se me dañó. Perdí todo lo referente a Lima, a déjame que te cuente, a ustedes, a sus direcciones cuidadosamente anotadas. Incluso el borrador de este mismo escrito. El correo reclámandolo es el hilo que me reconduce a poder mandárles montones de abrazos “que aún perfuma el recuerdo”.

Anuncios

Acerca de Asociación Cultural Déjame que te Cuente

Déjame Que Te Cuente, es una Asociación Cultural sin fines de lucro, que tiene como finalidad la revalorización de la memoria de los pueblos, la recuperación /apropiación de la palabra oral y escrita y la promoción del arte de la narración oral. Para ello realiza el Festival de Narración oral Déjame Que Te Cuente, versión Internacional y Nacional desde el año 2000, así como también proyectos, talleres de formación , conferencias y encuentros en torno a la narración oral, el libro y la lectura.

Publicado el 01/09/2010 en déjame que te cuente y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: